Perspectiva narrativa en Psicoterapia

17.09.2017

Las personas construimos nuestras identidades y damos significado a lo que nos pasa en la vida a través de las historias que contamos (Michael White) 

Narrar (y narrarse) historias constituye una de las actividades más antiguas en la historia del pensamiento humano, todos narramos historias. Cuando alguien nos pregunta qué hacemos, o quién somos, explicamos una historia estructurada sobre un eje temporal y lógico. 

En definitiva, la vida de cada persona seria una historia en la que el protagonista es uno mismo

Según White y Epston (1993) los individuos con el objetivo de dar sentido a nuestras vidas, nos enfrentamos a la necesidad de organizar las experiencias vividas en secuencias temporales, proceder que nos permite obtener un relato coherente de nosotros mismos y el mundo que nos rodea.  

Atribuimos significados a nuestras experiencias diarias y con las narrativas superpuestas que van surgiendo de nosotros mismos y nuestra experiencia construimos la historia dominante de nuestra vida. 

El "hilo argumental" que nos define y determina las experiencias futuras que escogeremos para formar parte de esa historia por encima de otras experiencias que, sin hacerlo de forma consciente serán descartadas por no encajar en esta narrativa (Payne, 2000). 

Cada individuo relata una historia del sí mismo diferente dependiendo de los significados que da a la multiplicidad de experiencias que va viviendo. Significación que variará de acuerdo con el sistema de creencias que haya ido desarrollando a lo largo de su vida y con la interacción constante con su entorno social. 

Relatos influidos por factores de los que muy pocas veces somos conscientes pero que se pueden identificar y poner en perspectiva para descubrir cómo nos afectan. 

En este sentido el lenguaje se alza desde este enfoque como un elemento fundamental para la organización y significación de la propia experiencia y los acontecimientos vitales que la sustentan. 

La narración de cada individuo sobre el sí mismo es individual pero requiere un co-significado, es decir requiere poder ser significada por otros y establecer relaciones entre los diferentes individuos que intervienen en cada una de nuestras historias.   

De esta forma, cada individuo interpreta siempre el papel atribuido en su historia dominante. Sigue un guión del que no es consciente pero que subyace a la significación que domina en su narrativa y en la de los que le rodean (Zlachevsky, 2003). 

______________

White, M. & Epston, D. (1993). Medios narrativos para fines terapéuticos. Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica, SA

Payne, M. (2000). Terapia narrativa. Una introducción para profesionales. Barcelona: Paidos

Zlachevsky, A. (2003). Psicoterapia sistémica centrada en narrativas: una aproximación. Revista Universitaria Límite, 10, 47-64.