Percepción y escritura

22.05.2017

La percepción

La percepción es uno de los procesos cognitivos básicos que nos facilita la interacción con nuestro entorno y nos permite orientarnos en la realidad en la que vivimos. 

Imaginad que alguien os toca y no podéis sentir su tacto, o que alguien cocina vuestra comida favorita y no podéis aspirar su aroma, ni siquiera podéis saborearla cuando estáis comiendo. Imaginad que no podéis ver ni escuchar nada de lo que sucede a vuestro alrededor.

La vida probablemente no sería posible sin la información que nos aportan los sentidos. 

Los procesos que nos permiten extraer información del entorno en relación a cómo actúan los receptores sensoriales, cómo se capta y trasforma esa información para poder ser tratada por el cerebro y cómo se produce la interpretación hasta que la convertimos en conocimiento y experiencia, son procesos altamente sofisticados y complejos que se producen no tan sólo a un nivel cerebral, sino a través de las vías neurales distribuidas por todo el cuerpo y originadas en los múltiples y diversos receptores sensoriales.

El papel de la percepción en la construcción de la realidad

La percepción permite que nos formemos una representación del entorno que habitamos, informándonos de las características del ambiente que nos rodea y facilitando nuestra interacción con él.

Los diferentes sistemas perceptivos nos permiten crear imágenes en nuestra mente que nos facilitan los datos necesarios sobre nuestro entorno y sus contingencias con el objetivo de facilitarnos una actuación apropiada.

No obstante, aunque la representación que hacemos de la realidad es bastante fiel a la realidad externa no podemos obviar cómo las experiencias previas influyen en la interpretación que hacemos de nuestras percepciones sensoriales.

El individuo no es un sujeto pasivo, sino que aporta información a la situación que genera el estímulo modelando sus percepciones y permitiéndole reconocer el estímulo. Esta información se origina como consecuencia del conocimiento que el individuo ha ido acumulando a lo largo de su vida.

¿Creéis que podríamos reconocer un punto luminoso en el firmamento que arrastra un haz de humo blanco si no supiéramos qué es un avión? El concepto de avión, sus características físicas, qué palabra lo define (...) nada sería posible sin el conocimiento previo que acompaña al estímulo perceptivo.

Aunque, no sólo el conocimiento previo influye a la percepción, las expectativas sobre lo que esperamos qué suceda también resultan un elemento relevante en la representación que nos hacemos de la realidad que nos rodea. 

La percepción sensorial y la escritura

Escribir implica, en mayor o menor medida, poder traducir la realidad que percibimos a palabras.

Explorar nuestras percepciones mediante la escritura puede constituir una práctica útil para facilitarnos el contacto con el momento presente desde donde trabajar la consciencia plena del aquí y ahora. 

La escritura, resulta una herramienta que nos permite focalizar las sensaciones que están procesando nuestros sistemas sensoriales a cada momento,  ayudando a significar las sensaciones y estímulos a través de la expresión escrita como forma de hacerla accesible a nuestro pensamiento consciente.  

Ser capaces de atender cómo está nuestro cuerpo  y qué estímulos nos provocan determinadas reacciones no sólo nos ayudará a centrarnos en nosotros mismos en el momento presente sino que nos permitirá la toma de consciencia voluntaria y profunda de los estímulos que nos rodean, formando parte esta práctica de un entrenamiento metacognitivo imprescindible para enfrentarnos a cualquier proceso de crecimiento y desarrollo personal.

Por otro lado, para todos aquellos interesados también en el trabajo creativo, las prácticas escritas relacionadas con la experiencia de los sentidos siempre resulta material sorprendente y muy valioso para el desarrollo creativo, así como para fomentar la flexibilidad mental.